CEIP La Paz – San José de la Rinconada

Mi pueblo – Historia de la localidad

Los primeros asentamientos humanos datan del siglo VIII a.c., en el denominado “Cerro Macareno“, que situado en la base de la terraza baja del Guadalquivir, constituye un extenso yacimiento de restos arqueológicos de más de 50.000 m2.

Este lugar estuvo habitado en el período que comprende la última etapa de la Edad de Bronce y los inicios de la romanización.

Origen de la villa de La Rinconada

El origen de la villa de La Rinconada, así como su nombre, se remonta a 1248, Durante la época de la Reconquista.

Antes de tomar Sevilla, Fernando III El Santo, instala un hospital de sangre en una rinconada del río, al frente del cual puso a la Orden de San Juan de Jerusalén.

Lugar estratégico de la época, donde San Fernando preparaba el asalto a la capital sevillana desde aquella rinconada, de la que se deriva el actual topónimo.

Desde el siglo XV, el núcleo urbano de esta villa se constituyó progresivamente en torno a una de las muestras del paso de los musulmanes por la villa rinconera, la capilla de Nuestra Señora de los Dolores, edificada esta sobre el antiguo hospital de sangre mandado a construir por el Rey Fernando III El Santo.

En los años cincuenta, se construye una tercera fábrica frente a la Azucarera, dedicada al tabaco, por la abundancia de este cultivo en la zona.

En la zona comprendida entre el arroyo y la Carretera Bética se construyen las llamadas “Casas Baratas”, entre 1950 y 1956, y la Iglesia Parroquial de San José (1946). También en esos años se construye el Convento y su colegio (1954) y en 1958, los pisos de la Azucarera.

Todas estas construcciones terminan con el chabolismo, que había sido distintivo anterior. San José se va consolidando como ciudad industrial y comercial asentada en la comarca más rica en agricultura de la provincia y con cierto carácter de ciudad-dormitorio al estar a sólo 9 km de Sevilla y ser muchos los que durante el día realizan su trabajo en la capital.

Desde entonces hasta la actualidad, la mayoría de la población activa de la localidad se dedica a la industria, la construcción y los servicios.

En 1972 se construirá la Barriada de La Paz, con 1000 nuevas vivienda (pisos), que recogerá a los habitantes de las chabolas existentes en Las Veredas de Los Solares, del Santo y Chapatales.

En dicha barriada, bien diseñada urbanísticamente, se construirá otra Iglesia (la Iglesia Nueva), locales comerciales (los primeros de San José), colegios, ambulatorio (que no comenzará a funcionar hasta 1975 o 1976).

Esta barriada y la prolongación de la calle Málaga, con la construcción del P.U.A. (1972-73) y algo después del Instituto de Bachillerato “Miguel de Mañara”, crean una nueva realidad y dinámica urbanística, que ampliará el plano de la localidad a derecha e izquierda, en los diez años siguientes, hasta la calle Madrid, nueva arteria transversal de este a oeste, desde la Carretera Bética hasta la carretera Sevilla-Brenes.

Nuevo eje urbano a partir del cual se producirá un ensanchamiento planificado en los años noventa: Toda la zona norte de la localidad comprendida entre la calle Madrid y la avenida donde se encuentran el Estadio “Felipe del Valle” y el Parque “Dehesa Boyal”, junto al nuevo Polígono Industrial, en torno a la antigua chimenea, en terreros de La Cañamera, símbolo de la vocación industrial y comercial de San José de la Rinconada.

Hacia el sur se construye en 1980 la Bda. Santa Cruz y, posteriormente, una barriada de viviendas unifamiliares junto a los nuevos terrenos de la Feria.